Efectos de la Crioterapia en la Esclerosis Múltiple

Crioterapia para manchas en la cara
La crioterapia para manchas en la cara – Tratamiento dermatólogico
6 febrero, 2019
Crioterapia de cuerpo entero para la espondilitis anquilosante
Efectos de la Crioterapia de cuerpo entero en la espondilitis anquilosante
11 febrero, 2019
Show all
Efectos de la Crioterapia en la Esclerosis Múltiple
crioterapia esclerosis multiple

¿Qué es la Esclerosis Múltiple?

La esclerosis múltiple es una enfermedad inflamatoria crónica del sistema nervioso central. De forma progresiva ocasiona problemas de comunicación entre el cerebro y el organismo, produciendo problemas de movilidad, problemas de la capacidad cognitiva (atención, comprensión, memoria, etc.) e incapacidad.

Según la RAE el término “esclerosis” significa endurecimiento y en la medicina se refiere al “endurecimiento patológico de un órgano o tejido”.

En el sistema nervioso central hay un material que se compone de proteínas y grasas que protege y facilita la función de las fibras nerviosas, llamado mielina. Si la mielina se endurece o se lesiona, los impulsos eléctricos que van a través de las fibras nerviosas desde y al cerebro se interrumpen y comienzan los síntomas de problemas de movilidad, la capacidad cognitiva e incapacidad.

 

Tipos de Esclerosis Múltiple

– Esclerosis Múltiple Recurrente Remitente (EMRR). Es el tipo de esclerosis múltiple más frecuente y por lo general afecta a personas entre las edades de 20 y 30 años. Las lesiones inflamatorias en el sistema nervioso central se pueden producir sin dar lugar a síntomas, los cuales son imprevisibles y pueden aparecer en cualquier momento, pudiendo durar días, semanas o meses de forma intermitente. Algunas personas recuperan todas sus funciones neurológicas después de una recaída, lo que significa que sus síntomas son reversibles. Otras recuperan algunas o ninguna. Es muy variable y todo depende del progreso de la enfermedad.

 

– Esclerosis Múltiple Progresiva Primaria (EMPP). Generalmente afecta a personas de entre 40 y 60 años y casi siempre se produce como primer síntoma dificultad para caminar. Algo muy característico de este primer síntoma es la rigidez en una o en ambas piernas. Este tipo de esclerosis múltiple afecta significativamente a la medula espinal, por lo que son más frecuentes problemas con la movilidad, el sexo y las funciones con la vejiga y el intestino. Mientras que en la esclerosis múltiple recurrente remitente se deteriora la mielina (materia que recubre las fibras nerviosas), en la esclerosis múltiple progresiva primaria hay un deterioro gradual de las fibras nerviosas, convirtiéndose más en un proceso degenerativo en lugar de un proceso inflamatorio.

 

– Esclerosis Múltiple Progresiva Secundaria (EMPS). Suele ocurrir en personas de entre 35 y 45 años y en personas que pasan de una esclerosis múltiple recurrente remitente a una esclerosis múltiple progresiva primaria; es decir, cuando una persona con esclerosis múltiple pasa de tener

recaídas a un proceso de degeneración progresivo. Esta transición puede ocurrir de manera rápida o muy lenta y no siempre es muy clara.

 

– Esclerosis Múltiple Progresiva Reincidente (EMPR). Es la forma de esclerosis múltiple menos común y se presenta con una progresión constante y recaídas con o sin recuperación completa.

 

¿A cuántas personas afecta la Esclerosis Múltiple?

Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), la esclerosis múltiple afecta a 47.000 personas en España de las cuales un 70% son mujeres. Cada año se diagnostican 1.800 casos nuevos en España y es una enfermedad que afecta a 700.000 personas en Europa y a 2.500.000 personas en el mundo.

 

Síntomas más comunes y de forma precoz en la Esclerosis Múltiple

Esta enfermedad puede variar mucho en una persona u otra y sus síntomas pueden confundirse con las de otras enfermedades, por eso es también conocida como la “enfermedad de las mil caras”. Pero de entre algunos de los síntomas más conocidos que se presentan en su fase inicial se encuentran:

* Alteraciones de la visión (visión doble o borrosa, dolor ocular y distintos grados de ceguera).

* Fatiga y debilidad (a menudo descrita como una sensación abrumadora de agotamiento y que puede intervenir significativamente con las actividades diarias más simples).

* Problemas de movilidad (torpeza, problemas con la coordinación y el equilibrio).

* Dolor (dolor crónico y espasmos musculares involuntarios).

* Depresión y problemas cognitivos (problemas de memoria, de atención y en el lenguaje).

 

¿Se puede tratar la esclerosis múltiple con la crioterapia?

Aunque aún se desconocen las causas de “la enfermedad de las mil caras”, se pueden tratar las síntomas de las esclerosis múltiple con crioterapia. Y de entre las terapias que tratan el dolor y la inflamación se encuentra la crioterapia de cuerpo entero.

Muchos enfermos informan una y otra vez de que el frio tiene efectos beneficiosos y que perciben una mejora en su estado de salud. Esto puede deberse a que los radicales de oxigeno influyen en la desmielinizacion de la vaina de la mielina que recubre las fibras nerviosas.

Al finalizar la exposición de cuerpo entero del paciente a muy bajas temperaturas, el paciente describe la experiencia como una sensación agradable, con un alivio significativo del dolor, un menor cansancio y una actividad mental más activa.

Una mejoría en la calidad de vida de los pacientes por efectos de la crioterapia de cuerpo entero como:

* Influencia sobre el nivel central de actividad

* Regulación de la actividad muscular

* Inhibición de la inflamación

* Alivio del dolor

La experiencia ha demostrado que la crioterapia de cuerpo entero debería aplicarse 3 o 4 veces al año, durante un periodo de 2 o 3 semanas con 2 sesiones diarias, ya que este tratamiento activa mecanismos analgésicos y antiinflamatorios. Y con su combinación con ejercicios físicos se atenderá a los distintos síntomas de forma individual.

Es realmente importante determinar la dosis individual necesaria y tolerable de la crioterapia de cuerpo entero, considerando la capacidad de respuesta del paciente a estímulos extremos y por supuesto consultarlo con el médico responsable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *