Crioterapia dermatologia

Crioterapia para lesiones dermatológicas

A partir de la terapia de frío con nitrógeno se pueden tratar gran parte de las lesiones cutáneas más comunes. El nitrógeno llega a contactar con la piel de forma directa, congelando y destruyendo las células afectadas, respetando el tejido sano y favoreciendo la aparición de nuevos tejidos, una vez desaparece la lesión.

Existen diversos métodos de aplicación, desde instrumentos de aplicación directa, capaces de suministrar el nitrógeno de forma muy concreta, hasta cabinas corporales completas que actúan en todo el cuerpo, reparando distintas zonas afectadas.

Las lesiones cutáneas superficiales se pueden sanar mediante tratamientos de frío aplicados de manera profesional, las cabinas Cryosense han demostrado una gran eficacia en tratamientos dermatológicos de todo tipo.

¿Cuál es el procedimiento de la crioterapia de la piel?

Existen dos maneras de aplicar el tratamiento de frío en una zona afectada por una enfermedad dérmica, los aparatos en aerosol y las cabinas.

El aerosol permite tratar en detalle la zona afectada. En realidad, los tratamientos completos no son dañinos, ya que respetan la piel sana.

Estos aerosoles dirigen el nitrógeno líquido hacia la zona afectada, congelando la piel en pocos segundos. Es habitual realizar al menos dos aplicaciones para asegurar el resultado.

Los aerosoles aplican el nitrógeno de forma directa, provocando en ocasiones un ligero escozor o un dolor leve, que finaliza cuando termina la aplicación.

Este método consigue resultados inmediatos en la zona intervenida.

Existe otro método de aplicación con cabina, un procedimiento general que actúa en todo el cuerpo.

En este caso el paciente se introduce por completo en una cabina de frío, recibiendo un tratamiento integral. La cabina aplica un aporte de nitrógeno que llega a las zonas afectadas y elimina las células afectadas por medio del frío.

Los tratamientos dermatológicos con cabina son adecuados para personas con varias zonas dermatológicamente afectadas, la cabina permite que el nitrógeno llegue a distintas partes del cuerpo, respetando las células sanas.

¿Sobre qué lesiones o problemas de piel se aplica la crioterapia dermatológica?

  • Verrugas planas y seborreicas: Las verrugas son pequeñas protuberancias en la piel que, habitualmente, suelen resultar dolorosas. Se producen por una infección del virus del papiloma humano y se pueden eliminar por completo con nitrógeno líquido.
  • Papiloma plantar: Se trata de una de las afecciones dérmicas más habituales. También provocada por el virus del papiloma humano, en este caso la verruga aparece en el pie, provocando un intenso dolor en la pisada. La congelación del papiloma es, en la actualidad, el tratamiento más eficaz.
  • Molusco contagioso: Se trata de una infección viral de la piel que provoca protuberancias redondas con diferentes tamaños. Se propaga por contagio, por lo que es considerada una enfermedad de transmisión sexual. La crioterapia ha demostrado ser un remedio muy eficaz.
  • Queratosis actínica: Aparece en forma de parche en la piel, que se desarrolla normalmente a consecuencia de la exposición al sol de forma continuada. No es doloroso, pero avanza poco a poco. Puede ser reducido mediante algunas sesiones de crioterapia.
  • Léntigo senil: Conocidas como manchas de la edad, estas manchas cutáneas se pueden reducir drásticamente mediante la crioterapia.
  • Acrocordones: Aparecen como crecimientos benignos de la piel y se pueden tratar fácilmente con crioterapia

Contraindicaciones de la crioterapia dermatológica

La crioterapia apenas tiene contraindicaciones, ya que solo afecta a la zona dañada, respetando por completo el tejido sano, en cualquier caso, conviene conocer los efectos secundarios que puede provocar en algunos casos.

Existe un riesgo de formación de cicatrices en la zona tratada, en la mayoría de los casos la señal desaparece a los pocos días, pero es importante no exponer la piel al sol para evitar que la cicatriz sea visible.

Otro de los efectos secundarios es la aparición de ampollas. Al igual que las cicatrices, suelen desaparecer a los pocos días.

Cuidados tras la aplicación de la crioterapia dermatológica

Después de someterse a un proceso de crioterapia es recomendable aplicar un antiséptico tópico protegido por un apósito. Si se ha producido una ampolla o cicatriz, se recomienda no exponer la zona al sol para evitar que la señal permanezca visible.

Las cabinas de crioterapia son una solución adecuada para tratar enfermedades y lesiones dérmicas, en Cryosense hemos desarrollado dos cabinas de uso terapéutico para profesionales de la salud, capaces de tratar todo tipo de enfermedades en la piel.