Efectos de la Crioterapia de cuerpo entero en la espondilitis anquilosante

crioterapia esclerosis multiple
Efectos de la Crioterapia en la Esclerosis Múltiple
7 febrero, 2019
Crioterapia deportiva
La crioterapia deportiva para recuperación de lesiones graves
13 febrero, 2019
Show all
Efectos de la Crioterapia de cuerpo entero en la espondilitis anquilosante
Crioterapia de cuerpo entero para la espondilitis anquilosante

¿Qué es la espondilitis anquilosante?

La espondilitis anquilosante es un tipo de artritis que afecta la columna vertebral. Provoca inflamación entre las vértebras, que son los discos que forman la columna vertebral y las articulaciones entre la columna y la pelvis.

Esta enfermedad se desarrolla lentamente con una consiguiente reducción de la movilidad por la pérdida de la capacidad articular de la columna. Y suele confundirse con dolores producto de malas posiciones, esfuerzos o movimientos bruscos por su diagnóstico tardío.

La primera manifestación es un dolor frecuente en la parte baja de la espalda y empeora a medida que la enfermedad avanza.

Según la Sociedad Española de Reumatología (SER) es una enfermedad que se presenta de forma aislada, aunque con menos frecuencia puede asociarse con la psoriasis o enfermedades inflamatorias del intestino.

¿A qué perfil suele afectar?

La espondilitis anquilosante es más común y más grave entre los hombres. Suele ser hereditaria y afectando aproximadamente al 0,1% y 0,5% de la población adulta. Aun cuando puede ocurrir a cualquier edad, suele afectar con mayor frecuencia a hombres de 20 años o más. Es menos común y más leve en las mujeres.

De acuerdo a la CEADE (Coordinadora Española de Asociaciones de Espondiloartritis), en España, esta enfermedad afecta cerca de 500.000 personas y cada año se registran 7 nuevos casos por cada 100.000 habitantes.

Su diagnóstico se basa en la exploración física y en radiografías de la pelvis y la columna vertebral.

 

¿Cuáles son los síntomas de la espondilitis anquilosante?

Los primeros síntomas de esta enfermedad suelen aparecer entre los 15 y los 30 años. Los síntomas más comunes de esta enfermedad son:

 

* Dolor y rigidez constantes en la parte baja de la espalda, glúteos y caderas que continúan durante meses.

* Dolor en ligamentos y tendones.

 

Otros síntomas menos comunes son: pérdida de peso y apetito, la reducción en la función pulmonar, la fatiga, la anemia y la fiebre leve.

¿Cómo tratar la espondilitis anquilosante con la crioterapia de cuerpo entero?

En la actualidad no puede tratarse esta enfermedad atendiendo a sus causas, pero si se pueden dirigir los tratamientos a inhibir el dolor y la inflamación. Para ello será necesario combinar varias terapias, de entre las que destacan como efectivas o muy efectivas, la fisioterapia, la radioterapia, la terapia física y la crioterapia de cuerpo entero.

El ejercicio físico y ejercicios de postura se recomiendan para mantener flexibilidad y mejorar el movimiento de las articulaciones. Dentro de estos ejercicios destacan: el yoga, la respiración profunda, los estiramientos y la natación.

Para evitar que esta enfermedad se agrave se recomienda mantener una dieta sana, mantener el peso corporal y tratar de mantener una vida activa. Acudir al fisioterapeuta y al reumatólogo. Descansar y dormir bien también es importante para estar bien tanto físico como mentalmente.

Dentro de las recomendaciones para el cuidado de la columna destacan: no fumar, mantener una postura correcta (tanto en el trabajo como en el descanso), contar con un colchón firme para descansar y realizar ejercicio físico de forma regular para fortalecer la musculatura del abdomen y de la columna vertebral.

De acuerdo a una reseña de “Frontiers in Human Neuroscience” publicada en junio de 2017, el estrés puede activar las respuestas inflamatorias en el cerebro lo que puede llevar a una inflamación excesiva. El estrés ocurre cuando la sensación normal de estabilidad y seguridad de nuestro cuerpo se siente amenazada.

Tratamiento alternativo para la espondilitis anquilosante

La crioterapia de cuerpo entero consiste en la exposición de nuestro cuerpo a muy bajas temperaturas durante un corto periodo de tiempo y en este caso puede ser utilizada como tratamiento alternativo para la espondilosis anquilosante. Durante esta exposición a temperaturas extremas nuestro cuerpo envía señales de alerta a través de las fibras nerviosas a nuestro cerebro ya que percibe peligro o una amenaza. Estas señales de alerta de supervivencia inhiben cualquier otro impulso nervioso y prevalecen sobre cualquier otra señal.

Es bien conocida la crioterapia por sus efectos positivos o beneficios en la reducción del estrés y la ansiedad y tanto en el alivio del dolor como en la inhibición de la inflamación.

La crioterapia deberá aplicarse en un marco de tratamiento clínico (con ingreso en un centro). Durante un periodo óptimo de entre 2 y 3 semanas, en sesiones de 2 veces al día y realizando evaluaciones médicas para verificar el progreso del tratamiento. El cuadro clínico de cada paciente suele ser distinto, pero con un tratamiento similar y previa consulta con el médico, suele haber alivio del dolor (con una consiguiente reducción en el consumo de medicamentos), el proceso inflamatorio suele aliviarse o retroceder y suele haber una mejora en la movilidad de las articulaciones.

La crioterapia es una terapia no invasiva que no solo puede combinarse con otras terapias, sino que además puede potenciarlas. Por otro lado, puede utilizarse para la recuperación posquirúrgica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *