Crioterapia para el sistema muscular y esquelético

Espondilitis anquilosante

espondinitisLa espondilitis anquilosante es una enfermedad reumática inflamatoria de mediación inmunitaria que afecta al movimiento. La característica de esta enfermedad es la osificación con curvatura de la columna, aunque puede afectar también a las articulaciones fuera de la columna vertebral, principalmente a las extremidades inferiores y a los órganos internos.

El proceso inflamatorio provoca dolor, rigidez y limitación de la función articular. El dolor severo puede llegar a causar inflamaciones en los tendones.
En la actualidad, la espondilitis anquilosante tampoco puede tratarse atendiendo a sus causas, por este motivo, resultan más importantes otros tratamientos para inhibir el dolor y la inflamación. Además de la terapia medicamentosa, los principales tratamientos son la fisioterapia, la terapia física y, si es necesario, la radioterapia. La Crioterapia de Cuerpo Entero se ha convertido en una parte integral del tratamiento para determinadas condiciones. Su efecto está suficientemente demostrado.

La Crioterapia de Cuerpo Entero debería aplicarse en el marco de un tratamiento clínico (con ingreso en un centro) con sesiones dos veces al día, o tres en procesos de gran actividad, durante un período óptimo de entre dos y tres semanas y realizando evaluaciones médicas del progreso del tratamiento a intervalos de dos o tres días.
anatomia con espondinitisCon un tratamiento consecuente suele ser posible obtener un retroceso del proceso inflamatorio, un alivio o eliminación del dolor, una reducción de los medicamentos y una mejora moderada de la movilidad de las articulaciones. En este caso también puede presuponerse que los efectos de una serie de sesiones de crioterapia son perceptibles hasta dos meses después del tratamiento, o en ocasiones, incluso hasta medio año después.
La Crioterapia de Cuerpo Entero está especialmente indicada cuando, como ocurre en el caso de la espondilitis anquilosante, la enfermedad aparece asociada con una psoriasis o una inflamación crónica intestinal (enfermedad de Crohn), consideradas también enfermedades autoinmunes.

Artrosis

artrosisLa artrosis, enfermedad reumática degenerativa de las articulaciones se ha convertido, junto con las enfermedades reumáticas inflamatorias de las articulaciones, en una de las principales áreas de indicaciones de la Crioterapia de Cuerpo Entero.

Esto se debe a varias razones: la artrosis es una enfermedad muy común, especialmente en una edad avanzada; por otra parte, actualmente no es posible ofrecer un tratamiento basado en la causa propiamente dicha, por lo que, también en este caso, se está intensificando la búsqueda de tratamientos sintomáticos eficaces; finalmente, la Crioterapia de Cuerpo Entero ha dado buen resultado gracias a su efecto sistémico. Esto es significativo en varios aspectos, ya que rara vez la artrosis afecta solo a una articulación, sino que, por lo general se resienten varias articulaciones (grandes y pequeñas), por lo cual, en contraste con las terapias locales, la Crioterapia de Cuerpo Entero tiene la ventaja de que influye simultáneamente en todos los focos artrósicos.

tratar artosisAdemás, y gracias a los múltiples componentes del espectro de efectos que produce, hace que retrocedan también varios factores clínicos de la enfermedad. Otro criterio que la avala es, que su efecto terapéutico (en relación con el dolor y la inflamación) se prolonga a menudo durante varios meses o más.
La artrosis se desarrolla directamente en el cartílago articular, comenzando con grietas microscópicas que aumentan gradualmente, el cartílago se va raspando y se crean deshechos que se desplazan libremente por la articulación, incluso pueden llegar a desprenderse o arrancarse estructuras del tejido y pequeños pedazos de cartílago, las células del tejido del cartílago dañado liberan sustancias inflamatorias y la piel del interior de la cápsula se inflama, con lo cual, el cartílago sigue sufriendo daños retroactivamente.

artrosis de rodillaLa aparición de este desgaste se ve favorecida por varios factores, la disminución del contenido de agua del cartílago y de su elasticidad, el adelgazamiento de la capa, así como, limitaciones en el suministro y en la eliminación que se producen con la edad, disminuyendo la capacidad para amortiguar choques. El exceso de peso permanente en la persona desarrolla también un papel especial para las articulaciones de carga, como las de la cadera y la rodilla, lo que se traduce en un aumento de la presión del cartílago con los consecuentes trastornos nutricionales.
cartilagoEl tejido del cartílago no tiene suministro de sangre propio, de modo que debe recibir los nutrientes y el oxígeno del líquido sinovial, el cual se forma en la membrana interior de la cápsula articular. Para que tenga lugar este proceso el tejido del cartílago debe contar con un índice de presión óptimo cuyo trastorno permanente conduce a un estado crónico de falta de suministro del tejido.

Sin embargo, existen otros factores que se considera que favorecen en gran medida la enfermedad, tales como las influencias hormonales (artrosis de las articulaciones de los dedos en las mujeres después de la menopausia) o el deterioro parcial y crónico de funciones de las articulaciones causado por malas posturas, esfuerzos repetitivos e insuficientes movimientos articulares.
En una etapa avanzada, especialmente si la artrosis se ha activado por procesos inflamatorios, la articulación se hincha y se calienta significativamente.
El desarrollo de la artrosis se ve a veces acompañado por dolor severo causado por:

● El aumento de la presión en las superficies articulares del hueso implicado.
● La inflamación de la membrana interior de la cápsula articular.
● El estiramiento de la cápsula de la articulación a través del derrame articular.
● Una irritación crónica de las estructuras de los tejidos periarticulares (ligamentos y tendones, pero también la musculatura)

artrosis

El dolor aparece sobre todo durante y después del ejercicio y disminuye en reposo y por la noche. Más adelante, sin embargo, surge también un dolor en reposo que deriva en limitaciones del movimiento.
La tendencia de autocuración de la artrosis es muy limitada. No obstante, en la fase final de la enfermedad y como consecuencia del proceso de inflamación crónica y del daño sufrido en los huesos, puede activarse una “reparación del tejido conjuntivo” que conduce a la sustitución parcial del cartílago perdido y, con ello, a la reducción de los síntomas y la mejora de la funcionalidad.
En general, puede aplicarse la Crioterapia de Cuerpo Entero a todas las etapas de la enfermedad, sin embargo, siempre que sea posible debe iniciarse en la fase temprana, en la que el cartílago, aunque limitado, sigue manteniendo su funcionalidad.
Los principios terapéuticos de la aplicación de frío en todo el cuerpo son reconocibles a partir del mecanismo de formación de la artrosis descrito anteriormente. Estos son:

● La aparición de dolor.
● El proceso inflamatorio.
● La alteración funcional de los grupos musculares cercanos a las articulaciones.

Aunque el dolor de la artrosis depende de varios factores nocivos, las sesiones de frío de cuerpo entero permiten combatir este dolor eficazmente y abrir el bloqueo provocado en las articulaciones. Esto mejora las condiciones para continuar con una kinesioterapia pasiva y activa, aunque el paciente debe procurar que la ausencia de dolor lograda de manera relativamente rápida y sin medicamentos no le anime a realizar ejercicios que produzcan tensiones (por presión) excesivas. Es importante encontrar, con la ayuda de un terapeuta, un punto medio razonable de actividad para mejorar el suministro de nutrientes del cartílago mediante la normalización de la presión de la articulación, además, el aumento de la amplitud de movimiento estimula el suministro de las células del cartílago.
Parecido a como sucede con el nivel de presión, también es necesario un cierto grado de viscosidad del líquido sinovial para mantener el equilibrio metabólico del cartílago articular.

artrosis articularEn este sentido, la Crioterapia de Cuerpo Entero presenta una ventaja en comparación con la aplicación local de frío convencional; la crioterapia es una terapia breve, y solo toca tangencialmente o durante corto tiempo las capas de tejido más profundas y el espacio interior de la articulación, así, no afecta adversamente a las propiedades de fluidez del líquido sinovial.
Como ocurre con el dolor, el frío aplicado a todo el cuerpo reduce eficazmente el calentamiento y la hinchazón, ambos signos de inflamación. Esto significa que el proceso inflamatorio es considerado terapéutica-mente en toda su complejidad.
Una gran parte de las molestias de la artrosis es debida a que el proceso de la enfermedad afecta a los músculos y al tejido conjuntivo. Es por ello que, por ejemplo, la carga indebida de las articulaciones enfermas causada por el dolor no solo deriva en cambios en la propiocepción en las mismas articulaciones, sino también en los tendones y los grupos de músculos periarticulares. No obstante, es indispensable recibir información nerviosa regular desde estas áreas para el correcto funcionamiento de las contracciones musculares en general y para el sentido del equilibrio. Como resultado de los impulsos aferentes perturbados, se producen trastornos de coordinación junto con inestabilidad a la hora de andar.
Los procesos articulares destructivos causan un aumento de la liberación de sustancias inflamatorias y fomentadoras del dolor o mediadores, especialmente las prosta- glandinas, la bradiquinina y la serotonina, así como una activación o sensibilización de los nociceptores, por otra parte, el sistema nervioso autónomo provoca una “situación reflexógena simpaticotónica” causante de trastornos circulatorios en el tejido muscular y conjuntivo afectado, como resultado, aparecen tensiones musculares de defensa así como un acortamiento de estos tejidos.

La Crioterapia de Cuerpo Entero no sustituye por completo otros tratamientos para la artrosis de eficacia probada, siempre debe formar parte de un concepto terapéutico global (terapia con medicamentos, kinesioterapia directamente posterior a las sesiones de frío, técnicas de detonificación muscular, tratamiento quirúrgico).
Al igual que con las enfermedades reumáticas inflamatorias de las articulaciones, también en el caso de la artrosis puede considerarse con el médico reducir o suspender (temporalmente) el tratamiento medicamen-toso si se obtienen éxitos terapéuticos con la crioterapia.

Síndrome de la columna vertebral

Otro grupo relativamente grande de indicaciones para la Crioterapia de Cuerpo Entero es el compuesto por los síndromes de la columna vertebral, especialmente la columna vertebral cervical y lumbar. Estos son tan comunes que términos como “lesión discal”, “lumbago” o “ciática” no nos resultan desconocidos, sino que se les considera casi como parte de nuestra vida.

Resumido bajo el término “dolor de espalda”, estos trastornos están causados en gran medida por los cambios degenerativos de los discos intervertebrales y las articulaciones cigapofisarias, sin embargo, los músculos y ligamentos que sirven como aparato de soporte y fijación de la columna vertebral también pueden verse afectados somática o funcionalmente. Una miogelosis muscular dolorosa (o causada por el dolor) aparece como reflejo ante los fuertes impulsos (aferentes) de los nociceptores en el área de la columna.

En su origen, y también paralelamente a los cambios degenerativos, encontramos procesos inflamatorios.
El “dolor de espalda” tiene una fuerte tendencia a convertirse en un trastorno crónico y conduce a la inactividad física, al estrés del aparato locomotor y a cuadros depresivo reactivos.
El tratamiento con frío puede complementar las terapias estándar de manera muy eficaz, a veces incluso sustituirlas. La tensión muscular de la enfermedad disminuye (reducción de los impulsos nociceptivos). Aplicando la crioterapia a tiempo y en combinación con intervenciones conductuales, es posible prevenir eficazmente que el trastorno se vuelva crónico. En síndromes de dolor tras una cirugía de la columna, la Crioterapia de Cuerpo Entero proporciona resultados convincentes, incluso en síndromes de congestión de la columna vertebral, el efecto terapéutico es suficiente. La presión del dolor en el aparato ligamentoso de la pelvis disminuye y la tensión muscular dolorosa se reduce.
En general, para el tratamiento de síndromes de la columna vertebral se recomienda una aplicación de frío en serie de hasta 20 sesiones.

Tendinopatías

Las tendinopatías, enfermedades degenerativas del tejido conjuntivo de los tendones (codo de tenista, tendinitis de Aquiles, dolor en el talón) aparecen favorecidas por una sobrecarga crónica y, en general, responden muy bien a la Crioterapia de Cuerpo Entero.

El dolor en el movimiento relacionado con estos trastornos, a veces muy severo, disminuye después de entre 15 y 20 sesiones de tratamiento, no obstante, debe procurarse evitar hacer grandes esfuerzos demasiado pronto, cuidarse y reincorporar los esfuerzos paulatinamente son los tratamientos adicionales apropiados.