Los principales beneficios de la crioterapia para los huesos

Qué es la inflamación
Qué es la inflamación y cómo podemos combatirla con crioterapia
29 mayo, 2019
Efectos psicológicos de la crioterapia
Los efectos psicológicos de la crioterapia en pacientes
12 junio, 2019
Show all
Los principales beneficios de la crioterapia para los huesos
Crioterapia para los huesos

La crioterapia para los huesos tiene numerosas ventajas. Habitualmente, cuando hablamos de crioterapia nos referimos a los beneficios que la terapia de frío consigue en músculos y tendones, sin embargo, varios estudios demuestran que la crioterapia también ayuda a sanar dolencias relacionadas con los huesos, aunque es cierto que los resultados definitivos se comprobarán a largo plazo.

Esta semana analizamos los efectos de la crioterapia para los huesos y cómo puede ayudar el frío a recuperar las estructuras óseas.

Cómo se producen las dolencias óseas

Las causas de dolor en las zonas óseas pueden ser muy diferentes. Con el tiempo, al tejido óseo le cuesta más regenerarse, esto provoca una serie de dolores, localizados habitualmente en las articulaciones.

La artritis es una de las dolencias más conocidas, y se produce cuando notamos rigidez en las articulaciones, haciendo imposible, o muy doloroso, cualquier tipo de movimiento. Además de la artritis, se pueden producir otras dolencias relacionadas con el cartílago o el hueso, en algunas ocasiones, como consecuencia de golpes que hayan dañado el tejido óseo.

En estos casos, la crioterapia puede ser una gran ayuda para disminuir el dolor, incluso para recuperar la movilidad en las zonas afectadas.

¿Es útil la crioterapia para el dolor óseo?

A lo largo de varias sesiones, se ha demostrado que el hueso es capaz de regenerarse, así como los tejidos que se encuentran cerca.

Hay que destacar que, en ningún caso, se consigue la completa renovación del cartílago o el hueso, por lo tanto, enfermedades como la artritis o la artrosis son incurables, pero lo que sí se consigue es detener el avance del desgaste, permitiendo que el dolor se atenúe en la mayoría de los casos.

El efecto analgésico de la terapia de frío logra que el dolor desaparezca casi por completo tras la sesión, llegando a recuperar un cierto grado de movilidad en la zona afectada.

En otros casos, como por ejemplo, cuando se produce la rotura de un hueso, la crioterapia también es muy efectiva tanto para calmar el dolor, como para regenerar los tejidos anexos que se hayan podido dañar a causa de la lesión.

En cualquier caso, es necesario recalcar que el efecto de la terapia de frío en el proceso de regeneración ósea está siendo investigado en la actualidad, con el fin de determinar si, a largo plazo, la crioterapia ayuda directamente a la regeneración de un hueso dañado por diversas causas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *