¿Qué es la crioterapia?

El Origen de la Crioterapia

Un poco de Historia:

La crioterapia de cuerpo entero como la conocemos hoy fue desarrollada a finales de los años 70 en Japón por el Doctor Toshima Yamauchi. Este médico japonés encontró un método para enfriar rápidamente la superficie corporal mediante nitrógeno en estado gaseoso, evitando al mismo tiempo enfriar los tejidos subyacentes. Yamauchi la usó con fines terapéuticos para tratar pacientes con artritis reumatoide.

Los antiguos egipcios ya usaban terapias a base de frío como tratamiento de salud y bienestar, y su eficacia ha quedado demostrada con el paso del tiempo. El descenso de las temperaturas a nivel de la superficie de la piel conlleva la liberación de endorfinas, que producen sensación de bienestar y alivio del dolor.

Las investigaciones realizadas en las últimas dos décadas, sobre todo en Europa y concretamente en Alemania (Dr. Fricke) y Polonia (Dr. Zagrobelny), han confirmado la eficacia terapéutica de la crioterapia de cuerpo entero en multitud de áreas clínicas. Los mayores focos de investigación han sido el tratamiento del dolor y los trastornos musculoesqueléticos.

En España, TIME (Tecnología e Innovación Médico-Estética) ha desarrollado Cryosense, la cabina de crioterapia más avanzada del mercado, creando el sistema TCT (THERMAL CONTRAST TECHNOLOGY) de contraste térmico, combinando frío y calor para aumentar así los beneficios de este tratamiento.

Cabina de crioterapia

El descenso de las temperaturas en la capa exterior de la piel conlleva una liberación de endorfinas que reducen significativamente las inflamaciones y la sensibilidad al dolor.

¿En qué consiste?

La crioterapia de cuerpo entero consiste en la exposición de la superficie corporal a temperaturas muy bajas (entre -110 ºC y -196 ºC) en un corto periodo de tiempo (de 2 a 4 minutos). Esto es posible gracias al uso del nitrógeno líquido evaporado, en un entorno controlado y siempre bajo supervisión médica. Se emplean condiciones extremas de frío para inducir una respuesta corporal a tres niveles: circulatorio, muscular y neuroendocrino.

La exagerada reducción de la temperatura a nivel de la superficie de la piel estimula los termorreceptores (sensores que reaccionan ante estímulos de frío), y estos emiten señales al cerebro para que genere una respuesta como mecanismo de defensa ante la inminente situación de hipotermia.

El efecto shock que produce el estímulo de frío extremo genera los siguientes efectos:

  • Se produce vasoconstricción, seguida de vasodilatación. Ante el frío extremo, el cerebro manda una señal para transportar la sangre hacia los órganos vitales. Allí, la sangre se enriquece con oxígeno y otros nutrientes y se depuran las toxinas. Al salir de la criosauna, se produce la vasodilatación: la sangre vuelve enriquecida a los sistemas periféricos del cuerpo.
  • Se liberan sustancias como las endorfinas, que producen sensación de bienestar.
  • A través de mecanismos neurorreflejos se obtienen resultados positivos a nivel de la percepción del dolor y de los procesos inflamatorios.

La crioterapia de cuerpo entero

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Translate »