Efectos secundarios de la Crioterapia

Los efectos secundarios de la crioterapia son muy leves, aunque es cierto que es recomendable realizar un seguimiento en algunos casos de riesgo.

Los estudios realizados acerca del nitrógeno líquido y sus efectos secundarios muestran que se trata de una técnica segura, mínimamente invasiva y con un porcentaje de efectos secundarios graves muy reducido.

En cualquier caso, es recomendable analizar en profundidad los cuidados postcrioterapia, saber qué es la crioterapia y sus contraindicaciones, así como los porcentajes de casos que presentan complicaciones.

Lo que vamos a analizar a continuación es valorar los riesgos de este tipo de tratamiento, desde los efectos secundarios de la crioterapia en verrugas hasta los efectos secundarios de la crioterapia cervical, así como las recomendaciones que se suelen administrar tras suministrar este tipo de tratamientos.

Para empezar, analizaremos si es segura la crioterapia, los efectos secundarios más comunes y las dolencias derivadas en tratamientos para verrugas y cervicales.

¿Es segura la crioterapia?

Sí, la crioterapia es segura. Se trata de un tratamiento de curación a base de la aplicación de bajas temperaturas, que inciden en ciertas dolencias. Los tejidos corporales se ven expuestos a grandes contrastes de temperatura, el resultado es excelente en casos como recuperación de lesiones, crioterapia facial y verrugas.

Esta terapia térmica evita el uso de otros métodos más invasivos, incidiendo directamente en la zona en la que deseamos actuar. El nitrógeno líquido no tiene ningún efecto especialmente peligroso en la piel, aunque como decimos, debemos tener en cuenta algunas recomendaciones para evitar quemaduras y otros efectos secundarios, que repasamos a continuación.

Posible efectos secundarios de la crioterapia

En un porcentaje muy reducido, una sesión de crioterapia sí puede provocar algunos efectos secundarios mínimos que se pueden paliar sin grandes complicaciones.

Si el tratamiento no se llevara a cabo convenientemente, ya sea con cabinas no homologadas o con sistemas caseros de crioterapia, los riesgos aumentan y los efectos secundarios se agravan, pudiendo aparecer ampollas, sangrados e infecciones, estas dos últimas muy poco frecuentes, pero posibles si utilizamos cabinas no homologadas.

Las bajas temperaturas, incluso si son extremas, como en el caso de un tratamiento de crioterapia, no afectan con gravedad a ningún tejido, sin embargo, en un porcentaje mínimo, se pueden presentar los siguientes efectos secundarios tras el tratamiento:

cryosense
Todos los procedimientos percutáneos tienen un riesgo mínimo de sangrado. Los tratamientos de punción pueden provocar un exceso de sangrado, así como los tratamientos de crioterapia, en este caso por congelación de tejidos como el hígado o los pulmones, aunque si llevamos a cabo un tratamiento controlado el riesgo es mínimo.
cryosense
Un tratamiento de crioterapia deficiente, con cabinas en mal estado, puede provocar una infección muy peligrosa. Los órganos que pueden verse afectados son el hígado, los riñones, el uréter, el recto o el intestino.
cryosense
Es importante extremar la precaución en la zona del diafragma, ya que en esta parte del cuerpo se puede acumular fluido en las zonas anexas a los pulmones, debido al exceso de frío.
cryosense
También es importante controlar la temperatura para que ningún nervio corporal sea dañado. Si los nervios se congelan, se pueden dañar, en ocasiones de forma permanente. Si durante el tratamiento percibimos hormigueo constante en cualquier zona del cuerpo o debilidad muscular, será recomendable detener el tratamiento.
cryosense
El efecto secundario más común, aunque como decimos, en un porcentaje mínimo, es la aparición de cicatrices en una zona lesionada. Al igual que cuando llevamos a cabo otras técnicas de destrucción de tejidos, existe un cierto riesgo de aparición de cicatrices. En estos casos la piel se trata para paliar la aparición de estas marcas.
cryosense
Por último, la consecuencia más común son las quemaduras leves en las zonas más superficiales de la piel. Si percibimos rojeces o hinchazón en la piel, lo más probable es que aparezca una ampolla a las pocas horas. Si la ampolla no remite en pocas horas, lo más recomendable es pincharla con una aguja estéril y desinfectar la zona con alcohol. La herida curará en un tiempo máximo de 4 semanas hasta su completa desaparición.

Efectos secundarios de la crioterapia para verrugas

El tratamiento de crioterapia para verrugas es un proceso localizado, que consigue eliminar este tipo de imperfecciones mediante el nitrógeno líquido aplicado en zonas concretas.

Las verrugas son lesiones cutáneas provocadas por el virus del papiloma humano, y pueden aparecer en cualquier zona del cuerpo. En la mayoría de los casos el virus se cura y la verruga desaparece, pero este proceso puede ser muy largo, por eso se recomienda acudir a tratamientos como el que incluye nitrógeno líquido en las zonas afectadas.

Este tipo de tratamiento aplica el nitrógeno líquido exclusivamente en la zona que presenta la verruga, por eso no llega a dañar tejidos internos. El único riesgo que puede presentarse es la marca en forma de quemadura en la zona tratada.

Aplicando una pomada y desinfectando la zona, la señal desaparecerá en pocas semanas.

FAQ´s

¿Qué hacer si aparecen marcas en la piel?

Si después de un tratamiento con crioterapia aparecen marcas en la piel, debemos acudir de inmediato a un dermatólogo. Las cicatrices provocadas por un tratamiento de crioterapia se pueden tratar, de hecho suele bastar con una solución tópica antiséptica para que la herida remita.

Revisa tu piel después de cada tratamiento, especialmente si estás llevando a cabo un tratamiento para recuperarte de una lesión. Aunque la aparición de cicatrices se dé en un porcentaje muy escaso, siempre es conveniente comprobar que el tratamiento no ha tenido ningún efecto no deseado.

La crioterapia es un tratamiento muy seguro, en la práctica totalidad de los tratamientos no se produce ningún efecto secundario, ya que la temperatura está controlada, evitando que se produzcan quemaduras y otros efectos nocivos.

¿Qué hago si sangro después de un tratamiento de crioterapia?

El sangrado como efecto secundario está asociado a todos los procedimientos percutáneos habituales. Los procedimientos percutáneos son aquellos que se producen a través de la piel, sin necesidad de una intervención quirúrgica. Este tipo de tratamiento es cada vez más común, ya que se desarrollan nuevas técnicas y además, son mucho menos invasivos que las operaciones.
La crioterapia está considerado un tratamiento percutáneo, y como cualquier otro proceso de este tipo, tiene un mínimo riesgo de sangrado.

¿Por qué se puede producir el sangrado tras el tratamiento?

Como decíamos, los casos de este tipo son mínimos. La congelación de ciertos tejidos como el hígado o los pulmones puede generar procesos de sangrado, si el tratamiento se lleva a cabo con demasiada intensidad, o bien se expone al organismo a tiempos mayores de los recomendado, sí pueden aparecer casos de sangrado debido a la crioterapia, al contrario, si se lleva a cabo en un entorno controlado, la máquina de crioterapia calibra perfectamente la temperatura y los tiempos y el procedimiento está supervisado por un profesional, es prácticamente imposible que surja un caso de sangrado provocado por el frío.

En cualquier caso, las personas con algún tipo de enfermedad o dolencia en cualquiera de los órganos vitales, deberá someterse a pruebas previas antes de comenzar un tratamiento completo de crioterapia.

El sangrado como efecto secundario nocivo está asociado a cualquier tipo de tratamiento percutáneo. En el caso de la crioterapia, los casos de sangrado representan un porcentaje mínimo, en su mayoría tratados de inmediato y asociados a una mala praxis.

Como recomendación general, es imprescindible someterse a este tipo de tratamientos siempre con un profesional responsable, en cámaras de crioterapia como las que desarrollamos en Cryosense, con las que podemos controlar por completo el tratamiento.

Además, será imprescindible hacer un seguimiento post-tratamiento a cada paciente, para detectar posibles casos de sangrado y tratarlos inmediatamente en caso de producirse.