Efectos secundarios de la Crioterapia

Los efectos secundarios de la crioterapia son muy leves, aunque es cierto que es recomendable realizar un seguimiento en algunos casos de riesgo.

Los estudios realizados acerca del nitrógeno líquido y sus efectos secundarios muestran que se trata de una técnica segura, mínimamente invasiva y con un porcentaje de efectos secundarios graves muy reducido.

En cualquier caso, es recomendable analizar en profundidad los cuidados postcrioterapia, saber qué es la crioterapia y sus contraindicaciones, así como los porcentajes de casos que presentan complicaciones.

Lo que vamos a analizar a continuación es valorar los riesgos de este tipo de tratamiento, desde los efectos secundarios de la crioterapia en verrugas hasta los efectos secundarios de la crioterapia cervical, así como las recomendaciones que se suelen administrar tras suministrar este tipo de tratamientos.

Para empezar, analizaremos si es segura la crioterapia, los efectos secundarios más comunes y las dolencias derivadas en tratamientos para verrugas y cervicales.

¿Es segura la crioterapia?

Sí, la crioterapia es segura. Se trata de un tratamiento de curación a base de la aplicación de bajas temperaturas, que inciden en ciertas dolencias. Los tejidos corporales se ven expuestos a grandes contrastes de temperatura, el resultado es excelente en casos como recuperación de lesiones, crioterapia facial y verrugas.

Esta terapia térmica evita el uso de otros métodos más invasivos, incidiendo directamente en la zona en la que deseamos actuar. El nitrógeno líquido no tiene ningún efecto especialmente peligroso en la piel, aunque como decimos, debemos tener en cuenta algunas recomendaciones para evitar quemaduras y otros efectos secundarios, que repasamos a continuación.

Posible efectos secundarios de la crioterapia

Las bajas temperaturas, incluso si son extremas, como en el caso de un tratamiento de crioterapia, no afectan con gravedad a ningún tejido, sin embargo, en un porcentaje mínimo, se pueden presentar los siguientes efectos secundarios tras el tratamiento.

cryosense
Todos los procedimientos percutáneos tienen un riesgo mínimo de sangrado. Los tratamientos de punción pueden provocar un exceso de sangrado, así como los tratamientos de crioterapia, en este caso por congelación de tejidos como el hígado o los pulmones, aunque si llevamos a cabo un tratamiento controlado el riesgo es mínimo.
cryosense
Un tratamiento de crioterapia deficiente, con cabinas en mal estado, puede provocar una infección muy peligrosa. Los órganos que pueden verse afectados son el hígado, los riñones, el uréter, el recto o el intestino.
cryosense
Es importante extremar la precaución en la zona del diafragma, ya que en esta parte del cuerpo se puede acumular fluido en las zonas anexas a los pulmones, debido al exceso de frío.
cryosense
También es importante controlar la temperatura para que ningún nervio corporal sea dañado. Si los nervios se congelan, se pueden dañar, en ocasiones de forma permanente. Si durante el tratamiento percibimos hormigueo constante en cualquier zona del cuerpo o debilidad muscular, será recomendable detener el tratamiento.
cryosense
Por último, la consecuencia más común son las quemaduras leves en las zonas más superficiales de la piel. Si percibimos rojeces o hinchazón en la piel, lo más probable es que aparezca una ampolla a las pocas horas. Si la ampolla no remite en pocas horas, lo más recomendable es pincharla con una aguja estéril y desinfectar la zona con alcohol. La herida curará en un tiempo máximo de 4 semanas hasta su completa desaparición.

Efectos secundarios de la crioterapia para verrugas

El tratamiento de crioterapia para verrugas es un proceso localizado, que consigue eliminar este tipo de imperfecciones mediante el nitrógeno líquido aplicado en zonas concretas.

Las verrugas son lesiones cutáneas provocadas por el virus del papiloma humano, y pueden aparecer en cualquier zona del cuerpo. En la mayoría de los casos el virus se cura y la verruga desaparece, pero este proceso puede ser muy largo, por eso se recomienda acudir a tratamientos como el que incluye nitrógeno líquido en las zonas afectadas.

Este tipo de tratamiento aplica el nitrógeno líquido exclusivamente en la zona que presenta la verruga, por eso no llega a dañar tejidos internos. El único riesgo que puede presentarse es la marca en forma de quemadura en la zona tratada.

Aplicando una pomada y desinfectando la zona, la señal desaparecerá en pocas semanas.