Testimonio de crioterapia: Begoña, enferma de fibromialgia